¿Cómo funciona Alcohólicos Anónimos?

 

Rara vez se ha visto fracasar a una persona que haya seguido cuidadosamente el Programa de Recuperación de Alcohólicos Anónimos. Los que no se recuperan son aquellas personas que no pueden o no quieren entregarse totalmente a este sencillo Programa.

Las experiencias de los miembros de A.A.  explican de modo general, cómo eran, lo que les ocurrió y cómo son ahora, tras haber dado ciertos pasos en la aplicación del Programa de Recuperación.

A pesar de haber puesto cierta resistencia a algunos de estos pasos, de creer que tenía que haber un camino más fácil y cómodo, se dieron cuenta de que el resultado fue nulo, hasta que se entregaron al Programa sin reservas.

A menudo se justifica la no aceptación del Programa por tener pasos, que se refieren a Dios, cuando en el enunciado de nuestra Comunidad se dice que no está afiliada a ninguna religión y que cualquiera puede ser miembro de A.A. independientemente de su creencia religiosa o de la falta de ella.

No es más que una autojustificación.  La prueba evidente de ello es que el Programa funciona con los mismos términos en lugares muy diversos del mundo, con creencias religiosas diferentes de unos países a otros.

Casi todos los miembros que piensan así, al poco tiempo se dan cuenta de que se refiere a un Poder Superior a sí mismo, y que cada uno lo debe de tomar como mejor le convenga para unos es la reunión de A.A. para otros el Programa; para otros el Dios de su religión; lo principal es que el concepto funcione. Algunos miembros dicen que «los perjuicios, en ocasiones, son más dañinos que el propio alcohol» y que «para que no hagan demasiado daño, es necesario una mente abierta y libre de ellos».